Email

Contraseña:

Si olvidaste tu password escribinos a info@conceptoestetico.com.ar

SUSCRIBITE
Registra tus datos y recibí información exclusiva, sorteos y promociones

*Nombre y apellido:
*Profesión:

*País:

*Email:



Todos los campos son obligatorios
Sudar: ¿Bueno o malo?.
El tabaquismo y el sueño.
Un gimnasio generador de electricidad.
La leche materna, antídoto contra las enfermedades respiratorias.

 

Revista N° 34

PLASMA RICO EN PLAQUETAS Y CELULITIS

Una nueva herramienta contra la panniculopatia edematosa-fibrosclerotica

En la búsqueda por revertir los efectos de la celulitis, ya se comenzó a emplear
una novedosa alternativa (o complemento) a los tradicionales tratamientos con
cremas, masajes, mesoterapia y radiofrecuencia.

La celulitis es un término común, usado en estética para describir a los depósitos de grasa atrapados debajo de la piel que causan hoyuelos en las caderas, muslos, nalgas y el abdomen. Este problema estético ocurre en el 90% de las mujeres desde la postadolescencia en adelante y raramente se ve en los hombres. A pesar de la creencia popular, la celulitis no sólo ocurre en las personas obesas, sino también en las de complexión normal o delgada.

En un contexto médico, se defi ne a la celulitis como una infl amación del tejido celular subcutáneo y de la capa profunda de la dermis, generalmente de origen infeccioso, en el cual no fi guran los hoyuelos antes descriptos.

Actualmente, existe otro termino médico para describir a la celulitis como concepto estético: “panniculopatia edematosa-fi brosclerotica”.

En la última década, se han desarrollado extensas investigaciones para clarificar el concepto. Muchos autores están de acuerdo con los siguientes puntos presentados a continuación:

•Las células adiposas se hinchan.
•Las paredes capilares se tornan excesivamente permeables y causan acumulación
localizada de fluido.
•El drenaje linfático se hace insuficiente y disminuye la velocidad del fluido.
•Las células adiposas se agrupan y son atadas por las fibras de colágeno que impiden el flujo de la sangre.
•Las fibras del tejido conectivo se endurecen, se contraen y tiran hacia abajo, lo que provoca los hoyuelos.

Son muchos los factores involucrados en la celulitis, desde factores genéticos, hasta hormonales, dietarios nutricionales y etáreos.

Los factores hormonales (estrógeno, folliculina, etc.) son importantes porque se desarrollan en las mujeres durante las edades o períodos de cambios hormonales,
como la pubertad, el embarazo, la menopausia, el síndrome premenstrual y los primeros meses de uso de la píldora anticonceptiva. Las hormonas regulan los cambios en el fl ujo de sangre, drenaje linfático, grasa y tejido conectivo, todos procesos relacionados a la formación de la celulitis.

La celulitis se forma como resultado de cambios fi siológicos en la capa de grasa subcutánea, sin importar si la paciente cuida su dieta y hace actividad física.

Sin embargo, el aumento de peso, la nutrición inadecuada, la alimentación tóxica, el consumo de drogas, alcohol o tabaco, la ingesta insufi ciente de agua y la inactividad física empeoran la apariencia de la celulitis.

Respecto a los factores etários: la densidad y la tonicidad del tejido conectivo se pierde con la edad, y esto aumenta la visibilidad de la celulitis.

Asimismo, otras clasificaciones permiten distinguir, en etapas tempranas de la celulitis, una superficie esponjosa con acumulación de líquido, todavía no muy endurecida e identificable solamente al pellizcar la piel, que se denomina “celulitis
fláccida”. Más tarde, aparece una “celulitis dura”, donde, al palpar, se siente una superficie con un marcado proceso de fibroesclerotización.

Existen varios tratamientos para la celulitis, desde la aplicación de productos locales (geles o espumas que poseen sustancias con propiedades lipolíticas) hasta masajes manuales con o sin drenaje linfático, mesoterapia con diferentes sustancias lipolíticas y radiofrecuencia no quirúrgica.

Etapas de la celulitis
La escala de Nurnberger-Muller define la celulitis como un proceso de cuatro etapas que empieza con la piel normal y termina con la etapa más avanza.


Desde hace no mucho tiempo se ha comenzado a utilizar el plasma rico en plaquetas (PRP). Consiste en la utilización de una parte de la sangre del propio
paciente con fines terapéuticos o estéticos. Se realiza una extracción de sangre, se la centrifuga para preservar las plaquetas y se obtienen tres partes: una con predominio de glóbulos rojos, otra con plasma rico en plaquetas y una última con plasma pobre en plaquetas. Es la porción de plasma rico en plaquetas la que utilizamos con diversos fines.

Este producto tiene una concentración de plaquetas muy superior a la del plasma (600.000 a 1.500.000 x mm3), y se activan con calcio en el momento previo a la aplicación. El PRP, al ser utilizado mediante inyección subdérmica, estimula la microcirculación (angiogénesis) de los tejidos con la llegada de mayor cantidad de oxigeno a las células, lo que produce una mejoría en aquellas zonas del cuerpo que presentan celulitis.

Por otro lado, la alteración del tejido conectivo cutáneo, característico de la celulitis, mejora ostensiblemente por el estímulo del colágeno y de la elastina que provoca el enriquecimiento plaquetario (PRP) a través del factor de crecimiento derivado de plaquetas (PDGF) y del factor de crecimiento vascular endotelial (VEGF), involucrados tanto en la epidermis como en el tejido mesenquimatoso dérmico.

Pero antes de la administración del PRP, es necesario ejecutar el masaje y aplicación de dermarroller®. En nuestro protocolo, el masaje anticelulítico es practicado previamente al tratamiento con PRP. A través del masaje, activamos la circulación de la zona a tratar, lo cual resulta útil si el paciente presenta una circulación linfática pobre. Es importante destacar que el masaje realizado a cada paciente es único, personalizado e individualizado. Los masajes realizados en un mismo paciente también son únicos. Día a día, el cuerpo atraviesa cambios: los alimentos ingeridos, el estrés, el buen o mal descanso. Todo se trasmite, y es el terapeuta quien recibe esta información y quien realiza el masaje más apropiado cada día.

Por otro lado, la aplicación del rodillo dermarroller® en varios sentidos (horizontal,
vertical y diagonal) en las zonas a tratar es importante porque provoca una inflamación de la epidermis, desencadenando la producción de citoquinas. Entre ellas, se encuentra el “factor de crecimiento transformante beta” (TGF-Beta, por sus siglas en inglés), una citoquina que comunica, de una célula a otra, la función que cada una debe tener, es decir, si debe proliferar o diferenciarse. Es una proteína homodimérica producida por gran variedad de células, como las plaquetas, las células endoteliales, los linfocitos y los macrófagos. Disminuye la degradación de colágeno por inhibición de la proteasa. Es también un importante inhibidor del crecimiento e induce apoptosis en un gran número de tipos celulares, particularmente en las células epiteliales. En el contexto del tratamiento en cuestión, el TGF-Beta tiene como función hacer que los fibroblastos de la dermis produzcan colágeno.

Remedios populares

Para ayudar a eliminar las toxinas del cuerpo y así combatir la celulitis:

Receta 1
1. Preparar una infusión de cola de caballo o esquilo, para lo cual requerirá 5 gr. de cola de caballo seca y 1/2 litro de agua. En un recipiente se coloca la planta triturada y se vierte el agua hirviendo y se deja en reposo durante 15 minutos. Se filtra y endulza.
Se toma todas las noches 1 taza de esta infusión.
2.
Añadir a dos tazas de agua hirviendo 1 pizca de flores de malva, 1 de verbena y 1 de abedul. Dejar reposar cinco minutos y no la edulcore. Tomar esta infusión por la mañana en ayunas.
3.
Para bañarse, se puede mezclar a partes iguales celidonia, erica, grama y añadir una cebolla grande en rodajas. Preparar una infusión con 2 litros de agua, dejarla enfriar y filtrar. Volver a calentar el líquido para tomar el baño.

Receta 2
Mezclar 14 gotas de esencia de limón, 3 de cedro de Atlas, 5 de pino ponderosa y 3 de ciprés con una cucharada sopera de aceite de rosa mosqueta. Luego, se debe
dar masajes en las piernas y abdomen donde se presenta la "piel de naranja".

Protocolo utilizado

Iconografiamos a las pacientes con sus músculos contraídos. De esta manera, ponemos en evidencia a las zonas con más pozos. Además, preparamos la cabina para lograr un ambiente cálido y agradable, usamos aceites esenciales para aromatizar y aplicamos una luz tenue como ambientación. Así, logramos que el primer contacto entre paciente y terapeuta sea positivo.

Luego, comenzamos con la utilización de cremas con activos específicos para mejorar la respuesta circulatoria de la zona.

Las cremas de algas y centella asiática son las más adecuadas para este tipo de tratamiento por ser lipolíticas y por su capacidad de degradar las grasas (la acción de la centella asiática también es importante cuando hay presencia de estrías).
El masaje se inicia con maniobras suaves y repetidas de deslizamiento y amasamiento, con picoteos y fricciones, para lograr un efecto relajante. Después, intensificamos progresivamente la profundidad y la rapidez de las maniobras, hasta lograr un masaje profundo pero indoloro. Con el masaje, ejercitamos los músculos locales para que, con su contracción, faciliten un mejor retorno venoso.

Esto logra un efecto tonificante. Si la celulitis es fláccida, utilizamos principalmente
maniobras de tonificación, como los picoteos. Si es dura, se utilizan en mayor medida las fricciones y el amasamiento.

Este masaje tiene una duración de 30 a 40 minutos, según la o las zonas a tratar.
Al finalizar la sesión de masaje, se retira el excedente de crema con toalla húmeda, se aplica el dermarroller® durante aproximadamente 7 minutos y se coloca el gel anestésico en forma oclusiva.

Luego, se procede a la extracción y preparación del PRP. Retiramos el anestésico
e inyectamos el PRP en 2 planos, uno superficial y el otro profundo, en toda la zona a tratar. El procedimiento Resultados luego de una sola aplicación de PRP culmina con la topicación de plasma pobre en plaquetas (PPP) en pinceladas, que debe permanecer sobre el área de aplicación por algunas horas o hasta el próximo baño de la paciente.

La mejoría es apreciable desde los primeros días. Es todavía más notable a los 20 o 30 días y los resultados se mantienen estables durante muchos meses. La duración de los efectos positivos, una vez completada la última sesión con PRP, es de aproximadamente 1 año, momento en el que se requiere una sesión de refuerzo para mantener los resultados.

Dra. Liliana Calandria
Lara Mitarotonda
Maria de Lourdes García

Si desea contactar al profesional, para realizar
consultas y profundizar sobre lo expuesto en la
nota, envíenos su correo a:
info@conceptoestetico.com.ar

Medios de pago
Buscanos en: