Email

Contraseña:

Si olvidaste tu password escribinos a info@conceptoestetico.com.ar

COMPRÁ
CONCEPTO ESTÉTICO
Sudar: ¿Bueno o malo?.
El tabaquismo y el sueño.
Un gimnasio generador de electricidad.
La leche materna, antídoto contra las enfermedades respiratorias.

Revista N° 35


PHYTOCELLTECT ARGÁN,
el primer protector de las células madre de la dermis
Una nueva herramienta contra la panniculopatia edematosa-fibrosclerotica

Este activo, desarrollado por Mibelle Biochemistry, aprovecha el poder de las
células madre para dar firmeza y elasticidad a la dermis y actuar en la reversión
de las arrugas.

Las células madre poseen tres propiedades fundamentales: no están especializadas, pueden renovarse en el tiempo y pueden convertirse en células con funciones específicas.

Se clasifican en dos tipos: embrionarias y adultas. Las primeras son pluripotentes, lo que significa que pueden desarrollarse en todos los tipos de células del cuerpo.

Las células madre adultas, en cambio, son por lo general multipotentes, es decir, pueden desarrollarse como diferentes tipos de células dentro del tejido en el que se ubiquen, en un proceso conocido como diferenciación. Se encuentran en prácticamente todos los tejidos y mantienen un grupo de su tipo de célula a través de su división asimétrica. De esa manera, posibilita tanto reparaciones continuas de los tejidos como la regeneración de un organismo a lo largo de su vida útil.

Si las células madre adultas no proliferaran, las células diferenciadas que se pierden continuamente de modo natural– no podrían reponerse y, en consecuencia, el tejido cutáneo perdería su capacidad de funcionar.

Ello se debe a que este tipo de tejidos dependen, para su proceso de regeneración continua, de la capacidad de las células madre adultas de autorenovarse e incrementar su número rápidamente. El mecanismo de regeneración de la epidermis se produce por la incrustación de células madre en nichos específicos situados en la capa basal de aquella.

Sin embargo, el poder de las células madre de dar firmeza y elasticidad a la dermis y actuar en la reversión de las arrugas no se había abordado hasta ahora. Las células madre dérmicas, localizadas en la papila del bulbo piloso, inducen la formación de los folículos pilosos y luego migran hacia la dermis, donde proliferan y se diferencian de los fibroblastos, que regeneran la matriz extracelular.

Un hallazgo revolucionario

Recién a finales de 2009 las células madre dérmicas fueron identificadas.
Un grupo de investigación de la Universidad de Toronto fue el autor de este hallazgo que abriría las puertas a la nueva generación de cosméticos que ayudan a rejuvenecer profundamente la piel, restaurar su firmeza y reducir las arrugas, gracias a la protección y revitalización de las células madre dérmicas.

En 2010, se estableció un gen marcador Sox2-positivo de células madre dérmicas, necesario tanto para mantener la pluripotencialidad de este tipo de células como para evaluar los ingredientes activos que participan de la revitalización cutánea de las mismas.

La proteína SOX2 es un factor de transcripción esencial en el mantenimiento de la auto-renovación de las células madre embrionarias no diferenciadas.

La adición de PhytoCellTec™ Argan en el cultivo celular permitió verificar su capacidad para inducir la formación eficaz de colonias de células, que tienden a crecer en forma de esferas. El hecho de que las células de estas colonias estuvieran uniformemente marcadas por el gen Sox2 probó la presencia de autenticas células madre dérmicas y, por lo tanto, el efecto protector de PhytoCellTec™ Argan sobre estas últimas.

Eso convierte a PhytoCellTec™ Argan en el primer activo cosmético capaz de proteger y revitalizar las células madre dérmicas, y mantener así el potencial regenerativo de las mismas.

El activo, diseñado para acelerar el natural proceso de reparación de la piel e incrementar así su densidad, se basa en células madre derivadas de plantas de argán, un árbol muy resistente y poco común.

Este componente tiene múltiples funciones:

• El rejuvenecimiento dérmico de la piel.
• La revitalización de las células madre dérmicas, responsables de la producción de colágeno y elastina;
• La aceleración del proceso de reparación natural de la piel; la lucha contra el envejecimiento cronológico, las arrugas y la pérdida de firmeza.

Todas estas propiedades de PhytoCellTec™ Argan sólo pueden llegar a la dermis en cosméticos convenientemente formulados y con activos vehiculizados a través de liposomas.

Esquema de célula vegetal

La producción de células madre vegetales

Mibelle Biochemistry es un líder reconocido en la producción de células madres vegetales. Dado que el argán es una especie en extinción y, por lo tanto, su uso no es apropiado para la producción de un activo cosmético, el laboratorio usó la técnica de cultivo por micropropagación, en condiciones controladas y con el agregado de nutrientes adecuados.

Esta tecnología de avanzada fue creada por Mibelle para obtener activos vegetales de altísima pureza con la menor amenaza para la sustentabilidad de las especies vegetales. Es en virtud de ello que PhytoCellTec™ Argan puede ser considerado un producto cien por ciento natural y, a la vez, el resultado de la tecnología más moderna e innovadora en la producción de activos vegetales.

El proceso comienza con la realización de cortes en la superficie de la planta de argán, en los que a continuación aparece una masa aparentemente desorganizada de células, conocida como callo.

El cultivo de tejidos se inicia con la disección microscópica de la planta bajo condiciones estrictamente higiénicas y controladas, a fin de transferir los tejidos meristemáticos con seguridad y limpieza dentro de un recipiente sin contaminantes.

Estos tejidos cultivados in vitro se ubican dentro del microcosmos estéril que proporciona un recipiente de vidrio o de plástico, que los protege del medio exterior no estéril. En este proceso resulta esencial mantener la esterilidad del medio ambiente confinado en el recipiente, debido a que cualquier microorganismo que ingrese al mismo crecerá oportunísticamente a una velocidad mucho mayor que los
tejidos vegetales hasta el punto de, en algunos casos, llegar a colonizarlos y matarlos.

Para cultivar los tejidos vegetales, sostener su vigor y permitir que ellos crezcan, se multipliquen y desarrollen, debe colocárselos en un medio líquido y proveerlos de ciertos requerimientos externos como suministros de elementos minerales y nutritivos esenciales para su crecimiento vegetal, y algunas sustancias que controlan el desarrollo de estos tejidos particulares.

El crecimiento del tejido en cultivo hace necesario, además, el suministro de luz a intensidades muy bajas, mucho menores que la de la luz solar. En el caso de PhytoCellTec™ Argan, la producción de biomasa se efectuó en un biorreactor especial (Biotech AG, de Tagelswangen, Suiza) a una temperatura de 25 grados y con aireación adecuada.

La producción de la biomasa se supervisó mediante el análisis de la concentración de azúcar total, conductividad, valor de pH y densidad óptica. La producción de metabolitos secundarios fue seguida por un análisis HPLC y UV/VIS. El extracto de células madre de argán, por su parte, se obtuvo utilizando alta presión y homogenización, después de la lisis de la planta.

La redacción
Si desea contactar al profesional, para realizar consultas y profundizar sobre lo expuesto en la nota, envíenos su correo a: info@conceptoestetico.com.ar

Medios de pago
Buscanos en: