Email

Contraseña:

Si olvidaste tu password escribinos a info@conceptoestetico.com.ar

COMPRÁ
CONCEPTO ESTÉTICO
Sudar: ¿Bueno o malo?.
El tabaquismo y el sueño.
Un gimnasio generador de electricidad.
La leche materna, antídoto contra las enfermedades respiratorias.

Revista N° 38


LOS HOMBRES Y EL CUIDADO PERSONAL
Hallazgos de un reciente estudio de mercado

Un análisis de la empresa Datamonitor descubrió datos importantes acerca del
consumo masculino de productos para el cuidado personal. Aunque las mujeres
son las mayores consumidoras, los hombres son un mercado en potencia.

Históricamente, el mercado del cuidado personal ha sido dominado por las mujeres, y a su vez, las compañías involucradas han dirigido muchas de sus publicidades hacia el sector femenino, retroalimentando las tendencias de consumo.

Aunque los hombres también invierten una suma para nada despreciable, igualmente reúnen una audiencia minoritaria, que todavía no se encuentra identificada cultural o simbólicamente ni con el uso de cosméticos ni con el cuidado y embellecimiento del cuerpo.

Datamonitor, una empresa internacional dedicada al análisis del mercado, realizó hace unos años un estudio para entender mejor esta situación. Por un lado, sus hallazgos confirmaron lo que se sospechaba, ya que las mujeres resultaron ser las principales consumidoras, pero por otro lado, según se lee en la página web de la empresa, el estudio determinó que “el mercado de productos de cuidado personal para los hombres, aunque sigue siendo chico, está creciendo y evolucionando”.

Los productos masculinos, sin embargo, no se pueden vender de la misma manera que sus correlatos femeninos, y como recomienda Datamonitor, se deben “entender las necesidades de los hombres, sus actitudes y sus disposiciones” para así poder “abrir nuevas avenidas comerciales”. Es decir, aunque los hombres quieren ampliar su participación en el mercado, sus motivaciones para hacerlo son distintas a las de las mujeres y harán falta otras estrategias promocionales para atraerlos.

A continuación, revistaremos los resultados del estudio e interpretaremos sus implicancias.

Nivel de interés: hombres y mujeres

Los hombres y mujeres consultados por Datamonitor provienen de todos los rincones del mundo, desde Brasil, hasta Estados Unidos, Francia y la India. Por lo tanto, el estudio no sólo revela tendencias a nivel internacional, sino que también descubre grandes discrepancias entre países individuales.

Los encuestados fueron consultados sobre su interés en productos para el cuidado personal. Textualmente, la pregunta leyó: “¿Cuál de las siguientes afirmaciones mejor describe su acercamiento a los cosméticos y a los artículos de tocador?”. Las respuestas pueden resultar sorprendentes, porque si bien en términos globales las
mujeres se mostraron más interesadas, en algunos casos la distancia registrada entre ambos sexos fue casi nula.

Si se promedian los resultados para todo el mundo, solamente el 35,9 por ciento de los hombres confesó prestarle atención a las novedades del mercado, mientras que tan solo un 9,2 por ciento admitió prestarle mucha atención. En cambio, los números obtenidos para las mujeres fueron algo superiores: 48,6 y 22,7 por ciento,
respectivamente.
A nivel nacional, las cifras varían notablemente.
Por ejemplo, en Estados Unidos, las respuestas se ajustaron a las que sugieren los promedios: apenas el 28,2 por ciento de los hombres mostró interés en el mercado del cuidado personal y el 6,1 por ciento mostró mucho interés. Los números para las mujeres estadounidenses, en cambio, fueron de 47,6 y 15,7 por ciento, respectivamente. Ahora bien, en Brasil, tanto los hombres como las mujeres
mostraron cifras comparables: el 50,8 por ciento de los hombres y el 55,8 por ciento de las mujeres admitieron monitorear nuevos productos, mientras que el 20,5 por ciento de los hombres y el 34,5 por ciento de las mujeres dijeron hacerlo activamente.

El caso de Brasil no es común, por cierto, y el único país con números parecidos, entre los incluidos en el estudio, fue la India. Además, es importante remarcar que, tanto en la India como en Brasil, las mujeres también expresaron más interés en productos para el cuidado personal que sus pares en Estados Unidos, lo que sugiere que las altas cifras para los hombres en estos primeros dos países tiene que ver, en parte, con una predisposición cultural. O sea, las respuestas de los hombres brasileños e hindúes no indicarían una particularidad masculina, sino una consecuencia de una tendencia nacional que también se ve reflejada en las mujeres.

Igualmente, aunque se tenga en cuenta esto último, es evidente que los sectores masculinos en Brasil y la India están más involucrados en el mercado que sus pares en otros países y continentes: solamente el 28,8 por ciento de los brasileños y el 16,7 por ciento de los hindúes no mostraron interés en la promoción de nuevos productos, mientras que los porcentajes en Estados Unidos (65,7), Japón (68,3), Países Bajos (72,4), Francia (57,9) e Italia (59,1), por citar algunos ejemplos, fueron
considerablemente más altos.

Estos resultados demuestran que el interés (o el desinterés) de los hombres en el mercado del cuidado personal no es un dato fijo, inamovible e invariable.

Todo lo contrario: según el país y la cultura y según las tendencias del momento, la cercanía del sector masculino a los cosméticos y los artículos de tocador puede oscilar drásticamente, lo que implica que se trata de una situación que puede ser alterada y que los hombres, en muchos países, son todavía un grupo que no ha sido totalmente aprovechado por las empresas vinculadas al cuidado personal.

Valor de mercado: hombres y mujeres

Ahora bien, una cosa es el interés y otra cosa es el dinero invertido. El estudio relevó los montos gastados en productos para el cuidado personal en cada país. Estados Unidos apareció en primer lugar, con más de 38 mil millones de dólares desembolsados. En segundo lugar, estuvo Japón, con más de 25 mil millones, y en tercer lugar, con más de 14 mil millones, Francia.

Los mismos puestos se repiten si solamente se considera la inversión masculina.
Los hombres de Estados Unidos gastaron 11 mil millones, los de Japón gastaron casi 6 mil millones y los de Francia, 4 mil millones. Los hindúes quienes se habían manifestado muy interesados en el mercado, incluso muy por encima de los hombres de otros países se ubicaron, no obstante, entre los más frugales, con apenas 1,6 mil millones desembolsados. Obviamente, el monto gastado, sin importar la intención de consumir, está vinculado a la capacidad económica del territorio en cuestión. Por esta razón, quizás sea más relevante comparar los gastos de los hombres y mujeres dentro de cada país, especialmente en los casos donde, ostensiblemente, el interés de los hombres es casi equivalente al que manifiestan las mujeres.

Las cifras de Brasil son elocuentes: ambos sexos admitieron monitorear la promoción de nuevos productos, pero las mujeres gastaron mucho más que los hombres. Es decir, mientras estas primeras desembolsaron 7,7 mil millones de dólares, estos segundos solamente ofrecieron 3,8 mil millones.

Si bien los brasileños están muy atentos a las novedades del mercado, gastaron la mitad de lo que invirtieron las mujeres, en sintonía con casi todos los sectores masculinos del mundo. Se podría interpretar, entonces, que el interés de los hombres en el cuidado personal no concuerda necesariamente con la intensidad de su consumo.

Lo mismo, aunque en sentido negativo, ocurre en Japón, donde el desinterés compartido por ambos sexos no se refleja en sus gastos. El 54,4 por ciento de las japonesas confesó no prestarle atención a las novedades del mercado, mientras que el 68,3 por ciento de los japoneses admitió lo mismo. A partir de estas respuestas, se podría especular con que la suma invertida por ambos sexos será
más o menos parecida. Pero la realidad es otra: los japoneses gastaron casi 6 mil millones de dólares y las japonesas, casi 20 mil millones. O sea, las mujeres invirtieron casi cuatro veces más que los hombres, una discrepancia que no se explica por el nivel de interés.

El precio y las necesidades masculinas

Según el estudio, más de la mitad de los hombres consultados admitieron que el precio es la consideración más importante a la hora de gastar.

“Estos hallazgos sugieren que muchos hombres continúan usando los artículos que ya conocen, sin preocuparse por otras opciones que pueden estar disponibles en el mercado”, explica Datamonitor.

Una interpretación posible es que el precio constituye una barrera porque los hombres, en general, no han establecido vínculos afectivos con las franquicias y marcas que usan diariamente.

“Para muchos hombres”, dice el texto de Datamonitor, “el consumo de productos de cuidado personal es fruto de la necesidad y carece de la conexión emocional que encontramos en las mujeres. Si los hombres se acercaran más a sus marcas, las empresas podrían incrementar sus ventas y empujar el mercado (masculino) hacia el mainstream”.
Lograr este objetivo será difícil y necesitará que las compañías involucradas encuentren formas y estrategias especiales para los hombres. “Los vendedores deberán tomar caminos diferentes, porque existen diferencias sustanciales entre las actitudes de los hombres y las de las mujeres hacia los cosméticos y los artículos de tocador”, aseveró Matthew Taylor, analista para Datamonitor y autor del estudio. El mismo concluyó que las empresas deberán esforzarse para que los “hombres se sientan más estrechamente vinculados a sus productos y marcas”, un acontecimiento que podría abrir el mercado hacia un sector hasta ahora desaprovechado.

Hombres E


Algunos medios hablan de los “hombres E” (denominación que remite al estilo “exquisito y elegante”), quienes destronaron a los metrosexuales y quienes dedicarían 46 minutos diarios al cuidado personal. Esta tendencia nace en Argentina, donde los estudios dicen que la denominación abarcaría al 70 por ciento de los hombres trasandinos entre los 25 y 55 años.

After Shave
Posee un neuro-modulador de sensaciones no placenteras e incluye en su formulación un activo novedoso, un retardador del crecimiento del vello facial, que disminuye la densidad y el grosor del pelo. Además, promueve y acelera la renovación celular y tiene efectos reparadores sobre pieles agredidas e irritadas por efectos mecánicos (rasurado, etc.), químicos (detergentes, etc.) y de exposición al sol (daño UV inducido). Es un producto antiinflamatorio y cicatrizante.

Face Care
Es una crema con acción humectante, reafirmante, protectora y estimulante.
Posee un efecto “soft focus” y actúa como un disimulador de arrugas inmediato, aunque con resultados a largo plazo. Puede absorber la oleosidad y, en su fórmula, se incluyen aditivos sensoriales, como el PMMA, que otorgan suavidad y delicada sensación al tacto.

Eye Contour
Esta crema gel tiene un efecto tonificante, descongestivo y aclarante de ojeras. Una vez aplicadas las siliconas de última generación, que no son oclusivas, se produce una sensación de suavidad, ya que las siliconas son de comportamiento flexible y textura sedosa. Con el uso del tratamiento, los activos van reduciendo ojeras, bolsas y arrugas.

Maquillaje y objetos de belleza para hombres y mujeres

Cada vez más hombres disfrutan los beneficios del maquillaje, al usarlo de manera sencilla y sutil para corregir imperfecciones, eliminar rojeces, ojeras o brillos, broncear la piel o hidratar la piel seca.
Hoy en día, el mercado ofrece productos especialmente desarrollados para los hombres que cumplen con los requerimientos de la piel masculina.

El maquillaje masculino busca naturalidad. Su objetivo principal es disimular las pequeñas imperfecciones o manchas de la piel e iluminar el rostro. En las mujeres, el maquillaje busca resaltar determinados rasgos, mientras que en el hombre, la intención es emparejar el tono de la piel y tapar ciertos defectos.

Actualmente, entre las líneas que ofrecen las marcas más importantes, se encuentran: el bálsamo labial nutritivo, el lápiz de doble uso, el gel coloreado para cejas y pestañas, el brillo labial roll-on, el bálsamo facial hidratante revitalizante, los polvos de sol matificantes y el fluido facial hidratante.

Cada uno de estos productos tiene una aplicación distinta: un lápiz corrector de doble uso puede corregir imperfecciones en el rostro, como por ejemplo, las bolsas debajo de los ojos y las ojeras; un bálsamo labial nutritivo ayuda contra la resequedad de la boca, al proteger los labios del frío y del calor y mantenerlos hidratados con un color envidiable; un gel coloreado para cejas y pestañas embellece la mirada y aumenta el volumen de las pestañas; y finalmente, los polvos de sol matificantes proveen un bronceado ligero y natural, incluso en invierno.

A continuación, para comparar, presentamos una lista de los artículos de maquillaje que más usan los hombres y las mujeres:



La redacción
Si desea contactar al profesional, para realizar consultas y profundizar sobre lo expuesto en la nota, envíenos su correo a: info@conceptoestetico.com.ar

Medios de pago
Buscanos en: