Email

Contraseña:

Si olvidaste tu password escribinos a info@conceptoestetico.com.ar

COMPRÁ
CONCEPTO ESTÉTICO
Sudar: ¿Bueno o malo?.
El tabaquismo y el sueño.
Un gimnasio generador de electricidad.
La leche materna, antídoto contra las enfermedades respiratorias.

Revista N° 39


TREINTA AÑOS DE OFTALMOLOGÍA
Un recorrido por una especialidad en evolución constante

Con el correr de los años, es común que se acumulen nuevos conocimientos alrededor de una disciplina, y que esta última se ramifique en diversas subespecializaciones. Este proceso es aun más intenso cuando la disciplina en cuestión depende de avances tecnológicos. En este sentido, la oftalmología, durante las últimas tres décadas, cambió sustancialmente, y Virginia Zanutigh –oftalmóloga de larga trayectoria y vicepresidenta de la Asociación Argentina de Glaucoma– fue testigo de su acelerado progreso.

CE: ¿Por qué eligió la oftalmología?
La motivación para elegir esta carrera la tuve en el tercer año del secundario por una profesora de biología. Uno comienza una carrera y los estímulos basados en un docente no siempre se concretan cuando se empieza a estudiar. Pero en el caso mío me gustó. Así que estudié la carrera en la Universidad de Buenos Aires. Cuando uno estudia medicina, no sabe qué va a hacer después porque todo es muy amplio, entonces elegí mi especialidad para el final de la carrera. En aquel momento –yo empecé en el 80 o 79– la oftalmología no era tan técnica como ahora. Me gustaba porque me parecía compleja, pero con los años se complejizó más, entonces me resultó todavía más entretenida.

CE: Una vez que se graduó en la facultad, ¿cómo fue su carrera profesional?
Yo estudié toda la carrera con mi marido, y los dos entramos en el Hospital Lagleyze, que es un instituto oftalmológico nacional, y ahí hicimos la formación por más de cinco años, en la cual fuimos rotando en todas las especialidades. Me dediqué al glaucoma. De hecho, soy la vicepresidenta de la Asociación Argentina de Glaucoma. Pero ya en el 82, abrimos junto con dos socios más esta clínica en Quilmes, que tiene 31 años.

CE: Más allá del trabajo en sí, ¿hiciste trabajos más didácticos, cursos?
Las cosas van gradualmente. Uno de a poco va haciendo cosas. Por ejemplo, en un momento, para hacer ecografías, había que ser ecografista, así que hice el curso de ecografista. Soy perito oftalmológica, así que hice el curso de perito. Soy también doctora en medicina, hice los cinco años de docente en la UBA. Hice la tesis, presenté la tesis y defendí la tesis en la UBA. Se van haciendo cosas. Nosotros tenemos residencias hace casi quince años en provincia. He dirigido congresos de nuestra especialidad. Desde el punto de vista académico, uno al principio está en una etapa de oratoria, donde da charlas. Después, va entrando a una etapa organizativa. Por ejemplo, yo coordino el curso de especialistas en glaucoma, que lo dicta la Asociación Argentina de Glaucoma junto con la Asociación Médica Argentina. O sea, ahora estoy un poquito en la etapa en donde organizo lo académico.

"Así como las computadoras al principio iban a una velocidad precaria, así como toda la tecnología a nivel mundial en los sesenta iba a un ritmo y después se aceleró en los últimos 20 o 30 años, también así evolucionó la oftalmología”.
- Dra. Virginia Zanutigh

CE: ¿Cómo fue evolucionando la oftalmología con los años?
Así como las computadoras al principio iban a una velocidad precaria, así como toda la tecnología a nivel mundial en los sesenta iba a un ritmo y después se aceleró en los últimos 20 o 30 años, también así evolucionó la oftalmología. Porque es una especialidad en la cual la tecnología y la microtecnología permitieron un avance exponencial, no aritmético, en cuanto a la complejidad de la especialidad. Las especialidades que dependen mucho de lo tecnológico, como la oftalmología o la cardiología, hicieron saltos. Las que no dependen tanto, no siempre lograron tener un desarrollo o una evolución técnica tan acelerada.

CE: ¿Los cambios tecnológicos afectaron los diagnósticos, los tratamientos o ambas etapas?
Ambas etapas van de la mano. Por ejemplo, la maculopatía, una enfermedad relacionada con la edad: hasta hace diez años, el que tenía maculopatía, bueno, le tocaba esa desgracia. De 2000 a 2006, al paciente con esa enfermedad se le aplicaba un láser especial que lograba que la cicatriz sea más chica y que el paciente, en vez de mirar de costado y quedar en su casa discapacitado, mejorara un poquito. A partir de 2006, en todo el mundo –porque hay tecnologías que avanzan más rápido, no como hace 30 años, cuando uno tardaba siete años en enterarse– se hacen unos tratamientos, por ejemplo, con unas inyecciones antiangiogénicas, que han permitido que la gente que tenga maculopatía te pueda mirar de frente. Le bajará la visión, pero no quedan con una ceguera como quedaban antes. En diez años hubo un cambio terrible, y ese cambio se dio en tratamiento y en diagnóstico. Los cambios se dan en ambas áreas, no en una más que en la otra.

CE: La diseminación de la tecnología,  ¿por qué ahora resulta mucho más rápida que antes?
Por el acceso a la información de toda la gente, por Internet. Hoy en día, todo descubrimiento necesita un soporte tecnológico que requiere una actitud multidisciplinaria. A veces los que descubren los avances son sectores o grupos. Cuando aparece algo en los medios, habitualmente ya se publicó antes en nuestros congresos de ciencias básicas. Quizás en esos congresos, de 2 mil novedades de todo el mundo que se presentan, 100 prosperan y al otro año, 1900 se atenúan y aparecen otras 100. Siempre va a haber algo que después termina teniendo más aceptación. Y a veces muchas cosas son, dentro de esta complejidad, la casualidad. Como sucedió con la maculopatía, que una señora con cáncer de colon le iban a hacer un tratamiento y vieron que mejoró en un mes, y era porque ese mes había comenzado su tratamiento contra el cáncer de colon. Entonces extrapolaron y ahí surgió un avance. A veces, se produce una situación que provoca un avance más rápido, aunque tarde o temprano hubiera llegado.

Dra. Virginia Zanutigh
Cofundadora del Centro de Ojos de Quilmes

Medios de pago
Buscanos en: