Email

Contraseña:

Si olvidaste tu password escribinos a info@conceptoestetico.com.ar

COMPRÁ
CONCEPTO ESTÉTICO
Sudar: ¿Bueno o malo?.
El tabaquismo y el sueño.
Un gimnasio generador de electricidad.
La leche materna, antídoto contra las enfermedades respiratorias.

Revista N° 46


DERMATOLOGÍA MÁS ALLÁ DE LA GENERAL PAZ
Cómo tratar pacientes con psoriasis, vitiligo y patologías psicosomáticas

Desde el Hospital Gandulfo, en Lomas de Zamora, el dermatólogo Diego Lódolo explica cuáles son las patologías más comunes y cómo deben abordarse.
Según el doctor, el estrés de la vida moderna, la difusión de la información por Internet y las pretensiones estéticas de los pacientes son algunos de los desafíos
que debe tener presente un profesional en la actualidad.

1

CE: Cuéntenos sobre los inicios de su carrera.

Soy médico dermatólogo. Estudié en la Universidad de Buenos Aires (UBA), después me especialicé en la Asociación Argentina de Dermatología (ADD) y trabajo en el Hospital Gandulfo, en Lomas de Zamora, desde 1997, aproximadamente, en el servicio de Dermatología. En el Servicio, más allá de tratar cualquier afección cutánea, nos abocamos, selectivamente al tema de psoriasis y en mi actividad privada, junto a otros colegas trabajamos mucho también con todo lo relacionado a fototerapia UVB/UVA y es ahí donde hemos tenido más afluencia de pacientes que tienen que ver con enfermedades psicosomáticas.

"Uno puede asumir una enfermedad estética, puede llevarla y convivir con ella sin ningún problema mientras que, al mismo tiempo, otro paciente puede padecerlo y sufrir mucho más".
- Dr. Diego Lódolo

CE: ¿Hubo algún cambio en la cantidad de pacientes a lo largo del tiempo?

Sí, notamos cambios. Puntualmente, en estos últimos años, son cada vez más los casos donde la psiquis influye en la patología cutánea. Probablemente, esto tenga que ver con la forma de vida o con las tensiones que generan los factores de la vida actual. Y eso, en definitiva, repercute, a nivel de la piel, asi como en la salud en general.

CE: ¿Cuáles son algunos casos típicos y cómo se pueden tratar?

Psoriasis y vitiligo, por ejemplo, son dos de las patologías psicosomáticas clásicas de la Dermatología en donde lo estético influye mucho que ver en cuanto a la gravedad de los cuadros clínicos. Alguno puede asumir una enfermedad que modifica lo que se ve, la piel, puede llevarla y convivir con ella sin ningún problema mientras que, al mismo tiempo, otro paciente puede padecerlo y sufrir mucho más. Hay casos, inclusive, de intentos de suicidio y cosas por el estilo. Por eso, requieren nuestra máxima atención como profesionales. Son patologías que, al ser crónicas y de difícil tratamiento, a veces nos lleva a bajar un poco los brazos y sentir que nunca se encontrará la respuesta satisfactoria para ese paciente, y es el mismo paciente el que está reclamando atención, pero por sobre todo contención.
Hay que ayudarlos a sobrellevar estas enfermedades, tratarlos con dedicación y por sobre todo, acompañarlos.

CE: Como estas enfermedades también tienen efectos psicológicos, ¿qué tipo de comunicación se debe establecer entre dermatólogos y psicólogos, a la hora de tratar al paciente?

Acá en nuestro servicio trabajamos con una psicóloga. Eso también fue algo que en algún momento lo decidimos. Nos dimos cuenta que era muy importante. En vez de hacer la derivación del paciente, que a veces se complica o se posterga, tenemos al profesional “en el box de al lado”, lo que hace que podamos trabajar en conjunto, de una manera interdisciplinaria, y que podamos compartir los pacientes.

CE: ¿Los pacientes vienen informados? ¿Saben de qué se tienen que tratar o cuesta explicarles?

Vienen muy informados, probablemente por el avance de la tecnología: formas de tratamiento, evolución de las enfermedades, formas de presentación, etcétera. Uno tiene que estar a ritmo con los pacientes, tratar de captar todo lo que el paciente trae como información para poder darles la mejor respuesta. Suelen estar muy informados y tratan de clarificar un poco el bagaje de datos que recopilaron. Con la experiencia e información actualizada es que podemos hoy brindar una buena atención médica.

CE: ¿Hay casos en los que los pacientes vienen mal informados o sobre-informados? Es decir, ¿se diagnostican patologías que no sufren?

Sí, eso ocurre todo el tiempo. Yo le digo a los pacientes que Internet es un arma de doble filo y hay que saber utilizarla. Puede dar muy buena información como también información falsa. Y siempre hay que confiar en la medicina clásica, enlo que un profesional le pueda transmitir al paciente desde su experiencia de trabajo. Eso es lo más importante.

CE: ¿Cómo contribuyen los avances tecnológicos y hasta qué punto siguen siendo importantes los instrumentos clásicos de la dermatología? ¿Se puede combinar lo viejo con lo nuevo?

Yo creo que deben combinarse las dos cosas. La estética muchas veces está contrapuesta con la dermatología clásica. Los médicos de generaciones anteriores a la mía quizás no apuntaban tanto a realizar tratamientos de estética. Pero es sin duda, una subespecialidad dentro de Dermatología, y últimamente los profesionales se informan mucho más y trabajan en estética. La aparatología, bien utilizada, puede ser necesaria no sólo para mejorar aspectos cutáneos sino también para brindar salud estética. Es parte de la salud salud integral del ser humano. Cuando aparece un nuevo equipo de láser o fototerapia, por ejemplo, hay que tener la información actualizada, tratar de probarlos y animarse a usarlos. Creo que eso ayuda a pensar más integralmente la Dermatología.

Dr. Diego Lódolo
Dermatólogo en el Hospital Luisa C. de Gandulfo y la empresa Psoriahue.

 

Medios de pago
Buscanos en: