Email

Contraseña:

Si olvidaste tu password escribinos a info@conceptoestetico.com.ar

COMPRÁ
CONCEPTO ESTÉTICO
Sudar: ¿Bueno o malo?.
El tabaquismo y el sueño.
Un gimnasio generador de electricidad.
La leche materna, antídoto contra las enfermedades respiratorias.

Revista N° 47


ACTIGYM™, EL SECRETO MARINO PARA UN CUERPO FIRME
Un poderoso principio activo

Este componente encontrado en las aguas de las Islas Bermudas imita los efectos químicos del ejercicio físico. Así, ayuda a tonificar y redefinir la silueta de manera totalmente natural.

La forma corporal cumple un rol clave en la autopercepción y la satisfacción
personal. En general, un cuerpo esbelto y bien tonificado está asociado a una apariencia joven y atractiva. La práctica regular de ejercicio promueve el bienestar físico y emocional de muchas formas: una de ellas es ayudar a mantener una figura tonificada. El tono muscular declina con la edad y los niveles insuficientes de actividad física, lo que empeora la apariencia.

Es incuestionable que el ejercicio tiene muchos beneficios para la salud y mejora la calidad de vida. El entrenamiento regular reduce el riesgo de enfermedades, aumenta el metabolismo y ayuda a controlar el peso. Además, colabora con el tono muscular, la forma y la imagen en general.

El componente marino Actigym™ imita los efectos del ejercicio y así ayuda a tonificar y redefinir la silueta. Pero, para saber cómo funciona, primero hay que comprender cómo opera el entrenamiento en los diferentes tipos de fibras musculares.

Músculos y adipocitos

Los diferentes tipos de fibras musculares usadas según la actividad realizada reflejan sus distintas propiedades. Las fibras lentas (tipo I) tienen un color rojo característico debido a su alto contenido de mitocondrias y mioglobina (pigmento
que transporta oxígeno), y usan principalmente el metabolismo aeróbico como fuente de energía.

En cambio, las fibras rápidas (tipo II) son típicamente blanquecinas, tienen menos mitocondrias y mioglobina y dependen más del metabolismo anaeróbico (en ausencia de oxígeno). El alto contenido de mitocondrias y el metabolismo aeróbico
en las fibras musculares son los que contribuyen a una silueta más definida.

El tejido adiposo es el mayor reservorio de energía en el cuerpo. Cuando hay mayor ingesta de comida o menor gasto de calorías, la energía extra se deposita en los adipocitos en forma de triglicéridos dentro de las gotas lipídicas. Un triglicérido
consiste en tres ácidos grasos conectados por una molécula de glicerol. Los ejercicios de endurecimiento inducen a la movilización de los ácidos grados desde el tejido adiposo hacia el músculo esquelético.

Tradicionalmente, el tejido adiposo era considerado un mero órgano depositario de grasa.

Pero es muy activo metabólicamente y puede sintetizar y liberar moléculas que influyen en otros tejidos. Por eso, los adipocitos producen y segregan múltiples proteínas con actividad biológica, conocidas como adipoquinas. La hormona
adiponectina despedida por los adipocitos tras el ejercicio les indica a las células musculares esqueléticas que incrementen el metabolismo aeróbico.

Un secreto bajo el mar

El componente marino Actigym™ aumenta la liberación de adiponectina desde el tejido adiposo para modular indirectamente la función muscular, imitando los efectos de los ejercicios de endurecimiento de los músculos. La adiponectina inducida por el ingrediente activo hace que el músculo esquelético mejore el metabolismo de las fibras musculares de tipo I, lo que ayuda a lograr una silueta
tonificada y redefinida.

Actigym™ es una sustancia extracelular de bajo peso molecular que contiene material peptídico y glucídico. Es producida por un microorganismo del bacillus sp asociado a la esponja marina que vive en las Islas Bermudas, situadas en el Océano Atlántico Norte.

Los microorganismos marinos son una inexplorada fuente de productos naturales. El bacillus sp produce una enorme cantidad de metabolitos.

Estos componentes versátiles y estructuralmente diversos exhiben una gran variedad de actividades biológicas. En consecuencia, es lógico esperar que
una parte de esos componentes tengan diferentes efectos en la modulación de distintos caminos metabólicos en diversos sistemas biológicos.

Cómo actúa Actigym™

Actigym™ mejora la segregación de adiponectina por adipocitos humanos, lo que le permite a esta hormona aumentar la actividad mitocondrial en fibras esqueléticas humanas, como quedó demostrado por el incremento registrado en estudios de la actividad de la enzima citrato sintasa (que regula la velocidad de beta oxidación de ácidos grasos) y la producción de adenosín trifosfato (un nucleótido esencial para la obtención de energía celular). Además, los niveles más altos de proteína miosina lenta en los músculos esqueléticos revelaron un aumento de las fibras musculares
lentas. Adicionalmente, Actigym™ indujo a los adipocitos a regular los genes involucrados en la captación y síntesis de los lípidos.

La aplicación de Actigym™ permitió entonces redefinir la silueta, con incluso mejores resultados en personas que hacían ejercicio. El ingrediente activo
redujo los pliegues abdominales así como el contorno del abdomen, muslos y brazos. Por otra parte, Actigym™ redujo el peso corporal total.

Midiendo la liberación de adiponectina

En pruebas de laboratorio, se evaluó la eficacia de Actigym™ para mejorar la secreción de adiponectina, esa hormona que les indica a las células musculares esqueléticas que deben aumentar el metabolismo aeróbico. Preadipocitos subcutáneos primarios fueron inducidos a madurar en adipocitos incubándolos en diferentes medios durante ocho días.

Durante la adipogénesis, las células fueron dejadas sin tratar (grupo de control), o bien fueron tratadas con 5 μg/ml de concentrado de Actigym™. A continuación, se cosecharon los sobrenadantes de cultivo (los componentes que aparecen por encima de un sedimento o precipitado asentado) y los niveles de adiponectina segregados por los adipocitos se cuantificaron con un Ensayo por Inmunoabsorción Ligado a Enzimas (ELISA). Los resultados del ensayo fueron normalizados respecto de la cantidad final de células en cada condición, lo cual fue evaluado por manchas
de cristal violeta en las células.

La prueba reveló que Actigym™ incrementó significativamente los niveles de adiponectina producida por los adipocitos subcutáneos en un 68,3 por ciento respecto de los de control.

Mejorando la actividad mitocondrial en los músculos

Este estudio sirvió también para evaluar en qué medida los mayores niveles de adiponectina inducidos por Actigym™ en los adipocitos se tradujeron en un aumento de la actividad metabólica mitocondrial en las fibras musculares esqueléticas.

Para ello, células musculares esqueléticas diferenciadoras fueron incubadas por 48 horas con sobrenadantes de adipocitos no tratados (control) y con sobrenadantes de adipocitos que habían sido tratados con el ingrediente activo (5 μg/ ml) y por lo tanto contenían mayores niveles de adiponectina.

Luego del tratamiento, las células musculares esqueléticas se lisaron (sus membranas se rompieron y dejaron salir material intracelular) y se registró
actividad de la citrato sintasa, detectada a través de una evaluación colorimétrica. El tratamiento con adipocitos sobrenadantes con altos niveles de adiponectina incrementó la actividad de la citrato sintasa y, por lo tanto, intensificó la función
mitocondrial dentro de las células musculares, en un 47,9 por ciento.

Produciendo adenosín trifosfato

Para verificar la intensificación del metabolismo mitocondrial de las células musculares con adiponectina segregada desde los adipocitos, se cuantificó la producción de adenosín trifosfato, la principal molécula que intercambia la energía metabólica en todos los organismos vivos.

Las células musculares esqueléticas en los últimos días del proceso de diferenciación de la prueba fueron incubadas con sobrenadantes de adipocitos por 48 horas. Estos fueron tratados con 5 μg/ml de Actigym™ o se dejaron sin tratar
(control) por ocho días.

Luego de la incubación, las células musculares esqueléticas se lisaron y la cantidad de adenosín trifosfato fue cuantificada. Los resultados fueron normalizados con una concentración total de proteína en cada condición, la cual fue evaluada con
ácido bicinconínico colorimétrico (BCA, por su sigla en inglés).

El adipocito sobrenadante, rico en adiponectina gracias al tratamiento con Actigym™, aumentó en un 136 por ciento la producción de adenosín trifosfato en las células musculares esqueléticas, lo que revela una importante mejora en la función
mitocondrial.

La proteína miosina en los músculos esqueléticos

Los distintos tipos de fibras musculares contienen diferentes isomorfos de miosina, la proteína más abundante del músculo esquelético. La cadena pesada de miosina lenta (MYH7, por su sigla en inglés) se expresa en fibras musculares lentas (de tipo I).
En la prueba, se evaluó la eficacia de sobrenadantes de cultivos de adipocitos con alto nivel de adiponectina luego del tratamiento con Actigym™ para inducir un aumento en la expresión de la miosina en fibras de tipo I.

Las células musculares esqueléticas humanas en los últimos días del proceso de diferenciación fueron incubadas por 48 horas con los sobrenadantes derivados de adipocitos no tratados (control) y de adipocitos que fueron incubados con 5 μg/ml
de Actigym™.
Niveles más altos de la miosina muscular de tipo I fueron inducidos por adipocitos sobrenadantes ricos en adiponectina luego del tratamiento con Actigym™.

Cambios en el ADN

Se efectuó un análisis del chip de ADN, en el que se observó que Actigym™ indujo cambios en los genes involucrados en el metabolismo de los lípidos en los adipocitos.

Preadipocitos subcutáneos primarios fueron incubados por ocho días en un medio de diferenciación (control), o bien con 14 μg/ml de Actigym™.

Luego, las células fueron lisadas y el ARN fue purificado y su calidad, verificada.
Los resultados: Actigym™ reguló la expresión de genes involucrados en la captación de ácidos grasos y la síntesis de triglicéridos en adipocitos primarios.

La eficacia in vitro

La eficacia de Actigym™ in vitro se registró, en primer lugar, en la evaluación de la adiponectina segregada por los adipocitos. Los preadipocitos primarios fueron inducidos a diferenciación mientras eran tratados con 5 μg/ml de Actigym™.
Las células no tratadas fueron usadas como control negativo. Los niveles de adiponectina segregada por los adipocitos fueron cuantificados a través de un ensayo ELISA.

Asimismo, la actividad de la citrato sintasa fue usada como indicador cuantitativo de la actividad mitocondrial inducida en células musculares esqueléticas humanas. Estas células fueron incubadas en algunos casos con sobrenadantes de adipocitos no tratados (control) y en otros con sobrenadantes con adipocitos previamente incubados con 5 μg/ml de Actigym™.

La eficacia in vivo

Unas 60 voluntarias de entre 35 y 50 años con estilos de vida sedentarios fueron divididas en tres grupos. Las del primero se aplicaron una crema con 5 por ciento de Actigym™ dos veces al día durante 56 días, sin realizar actividad física en ese período.

El segundo grupo cumplió un programa de ejercicios estándar con un personal trainer en un gimnasio, dos veces a la semana, y se aplicó una crema placebo. El tercer grupo se entrenó de la misma manera y usó una crema con 5 por ciento
de Actigym™. Para evaluar la mejora del tono muscular, se analizaron diferentes parámetros y las voluntarias completaron un cuestionario de autoevaluación.

Luego de 56 días, el 52 por ciento de las mujeres tratadas con Actigym™ disminuyeron su contorno abdominal en 1,6 centímetro en promedio.

Al mismo tiempo, el contorno de sus muslos se redujo 2,1 centímetros con Actigym™, y hasta 2,9 centímetros si las voluntarias lo habían combinado con ejercicio.

Además, Actigym™ disminuyó el contorno de los brazos en 0,4 centímetro promedio en el 55 por ciento de las voluntarias luego de 28 días. En combinación con actividad física, el 40 por ciento redujo ese contorno en 0,7 centímetro.


 


La Redacción

Si desea contactar al profesional, para realizar consultas y profundizar sobre lo expuesto en la nota, envíenos su correo a: info@conceptoestetico.com.ar

Medios de pago
Buscanos en: