Email

Contraseña:

Si olvidaste tu password escribinos a info@conceptoestetico.com.ar

COMPRÁ
CONCEPTO ESTÉTICO
Sudar: ¿Bueno o malo?.
El tabaquismo y el sueño.
Un gimnasio generador de electricidad.
La leche materna, antídoto contra las enfermedades respiratorias.

Revista N° 49


PÁRPADOS: PLAN DE COMBATE ANTIAGE
En pie de guerra contra el envejecimiento

La piel del contorno de los ojos es una de las más finas del cuerpo. Por eso, saber
cuidarla es clave para mantener una apariencia joven y fresca. Afortunadamente, para cada edad existen tratamientos prácticos, indoloros y efectivos.

Los párpados están entre los primeros puestos del ránking de consultas
médicas de estética facial en todas las edades, a partir de los 30 años, o a veces antes. De hecho, la piel del contorno de los ojos es una de las más finas del
cuerpo, por lo que cuidarla resulta fundamental.

Las razones de esta preocupación por esta mínima porción del organismo son múltiples.

En principio, su textura delgada y en constante movimiento hace que sea una de las zonas en donde se manifiestan los primeros signos de envejecimiento, pero también donde se traslucen algunos malos hábitos, como dormir poco o exponerse demasiado a los rayos ultravioletas, ya sean del sol o de la cama solar. El cansancio, el tabaquismo y el estrés son otros factores que potencian la aparición de ojeras y “patas de gallo”.

Muchas veces, el surgimiento de bolsas palpebrales a edad temprana se relaciona con cuestiones hereditarias o étnicas. Lo cierto es que las inquietudes que se generan frente al espejo, tarde o temprano se trasladan al consultorio.

Por este motivo, es indispensable cuidar bien el contorno de ojos en edades tempranas y adoptar hábitos saludables así como tratamientos específicos, con el fin de prevenir el envejecimiento acelerado, o bien disminuir las líneas de expresión ya existentes. De esta manera, se evita recurrir a cirugías tales como la
blefaroplastia superior o inferior, o la extracción de bolsas palpebrales, entre otras.
Se puede comenzar limpiando e hidratando la zona a la mañana y a la noche, y adquiriendo la costumbre de utilizar factores de protección solar. También es bueno cuidar los párpados con tratamientos faciales como limpieza, microdermoabrasión,
radiofrecuencia e hidratación, para lograr una mejor calidad de piel en el rostro
en general.

Asimismo, es aconsejable, antes de cada tratamiento, ir al médico especialista para que haga un diagnóstico y adecue las indicaciones al tipo de piel y a su grado de envejecimiento.

Para cada caso, una solución

Para los pacientes más jóvenes, a partir de los 30 años aproximadamente, se recomienda un protocolo de rejuvenecimiento de párpados.

Este procedimiento incluye la aplicación de distintos ácidos, peelings y cremas, y una suave mesoterapia con componentes tensores, durante diez sesiones.

A partir de los 35 años, cuando la piel de las mujeres comienza a reducir la producción de colágeno y elastina (componentes básicos para mantenerla suave y firme), suele recomendarse el uso de plasma rico en plaquetas (PRP).

Por su parte, la técnica de MesoRoller es muy utilizada para estimular la producción de piel joven.

Desde los 45 años, cuando las bolsas palpebrales suelen ser más prominentes por componente adiposo o edematoso, suele realizarse carboxiterapia, que consiste en la aplicación de dióxido de carbono.

Es muy frecuente también la aplicación de toxina botulínica, conocida popularmente
como bótox, en la cola de la ceja, a fin de abrir la mirada, darle una apariencia descansada y combatir las famosas “patas de gallo”, gracias a su efecto tensor sobre el párpado superior.

Peelings

Muchas personas buscan un tratamiento simple para mejorar la piel de la cara sin necesidad de técnicas quirúrgicas. El peeling facial es un procedimiento médico estético destinado a mejorar la calidad del cutis, tanto en hombres como en mujeres, mediante la aplicación tópica de sustancias químicas que exfolian las capas externas de la piel y la regeneran, lo que le da al rostro un aspecto más juvenil y saludable.

Con el peeling facial se mejora la apariencia de los poros abiertos; se atenúan las cicatrices originadas por el acné, varicela, manchas y arrugas finas; se aporta uniformidad al tono de la piel, lo que le da un aspecto más juvenil y saludable; y se ayuda a controlar el acné, las foliculitis y las secreciones sebáceas. Este procedimiento también predispone la piel para que reciba mejor cualquier tipo de tratamiento dermatológico, aumenta su producción de colágeno y elastina, y despigmenta o atenúa manchas o coloraciones de la piel.

Con una sesión ya se notan cambios permanentes pero, según cada caso, pueden necesitarse entre tres a diez sesiones.

Bótox

Entre los secretos para no afectar la expresión del paciente y conservar la naturalidad luego de un tratamiento con bótox, es importante tener en cuenta que, al tratarse de una solución líquida, luego de aplicarla no deben realizarse
movimientos bruscos con la cabeza, a fin de evitar la difusión de la toxina. Por el mismo motivo, tampoco hay que agacharse ni levantarse de manera rápida ni hacer ejercicios. A la hora de dormir, el paciente debe hacerlo boca arriba, para prevenir que el bótox se difunda hacia zonas no deseadas y haga efecto en ellas, lo que podría generar asimetrías no buscadas.

Cremas

La elección de una crema para esta zona tan delicada depende fundamentalmente de la edad de la persona, su fototipo y el estado de su piel, especialmente si muestra flaccidez o fotodaño. Con todo, los componentes recomendables son los que tengan propiedades antiaging, tensora, hidratante y humectante y que, por supuesto, cuenten con fotoprotección solar, la cual aumenta o disminuye de acuerdo a la época del año.

Plasma rico en plaquetas

El PRP, que utiliza la propia sangre del paciente para rejuvenecer el rostro, demora apenas tres semanas en mostrar sus resultados óptimos, e incluso en tan sólo diez días ya se pueden notar mejorías.

No es doloroso en absoluto y carece de efectos colaterales. Además, puede practicarse en todo tipo de piel y en conjunto con otros tratamientos. El único cuidado a tener en cuenta es evitar lavarse la cara y tocársela en las cuatro horas posteriores a su aplicación. Y, en caso de bañarse esa noche, hacerlo con agua
no muy caliente.

El MesoRoller

El MesoRoller o Dermaroller es una técnica innovadora de rejuvenecimiento facial y corporal mínimamente invasiva. Es un dispositivo médico que consta de un rodillo con aproximadamente 200 microagujas de titanio, montado en un mango de polímero ergonómico para facilitar su uso.

Este rodillo es deslizado sobre la superficie de la piel en múltiples pasadas y en distintas direcciones, ejerciendo cierta presión, para producir microperforaciones o canales en la dermis que activan la producción de colágeno y elastina.

El dispositivo es de uso exclusivamente personal y generalmente se acompaña con la aplicación de soluciones dermatológicas a criterio médico, según la patología. Se prefieren soluciones dermatocosméticas liposomadas, como la vitamina C, el ácido hialurónico, el silicio orgánico, el ácido retinoico, el DMAE (dimetilaminoetanol)
y otras sustancias activadoras de colágeno tipo III, entre otras.

Se puede complementar con otros tratamientos como PRP, bótox tipo A, radiofrecuencia, luz pulsada y carboxiterapia, entre otros.

Esta técnica está indicada como terapia inductora de colágeno, a fin de regenerar la piel, en casos de fotoenvejecimiento; estrías; alopecia (caída del cabello); cicatrices de acné, varicela y cirugías antiguas; manchas (melasma); arrugas profundas y líneas finas; y flaccidez. También es ideal para activar los fibroblastos y mejorar la tensión de la piel.

Entre sus ventajas, se destacan que regenera la dermis naturalmente, se puede aplicar en todo tipo de piel, no causa inflamación ni cicatrices, puede usarse en todo el cuerpo (incluido el rostro) y no causa dolor.

La frecuencia del tratamiento puede variar desde entre una y dos sesiones semanales hasta una cada 20 días según el proceso a tratar y si se combina con fármacos u otros productos.

Asimismo, el número de sesiones fluctúa de acuerdo a cada paciente, aunque se ha establecido un mínimo de cinco o seis como medida general, a fin de lograr efectos visibles.

Tras cada sesión se debe usar bloqueador solar igual o mayor a 50 SPF hasta el final del tratamiento.

Tipos de peelings
Existen tres clases de peelings faciales de acuerdo a la profundidad de su acción: superficial, medio y profundo. Están especialmente indicados para personas con envejecimiento facial debido a acné, arrugas pequeñas, cicatrices, estrías, exposición solar, flaccidez cutánea, queratosis, manchas y poros abiertos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que quienes se hayan sometido a una intervención quirúrgica en la zona a tratar en los cuatro meses anteriores, no podrán hacerse un peeling, así como los que hayan hecho un tratamiento correctivo o una cirugía plástica hace poco tiempo (deben esperar al menos un mes).

Quienes se exponen continuamente a los rayos ultravioletas, los que tienen predisposición a desarrollar un queloide y quienes recientemente hayan usado isotretinoína o se hayan aplicado radioterapia tampoco deben hacerse un peeling.

Las dudas más frecuentes
Muchos se preguntan si un peeling es doloroso, pero la realidad es que no es así: ni siquiera se necesita usar anestesia.
Otros dudan acerca de la época en la cual conviene hacérselo, que en efecto es los 365 días del año. Su duración tampoco es problema: toma apenas entre 10 y 20 minutos.

• Los resultados son muy beneficiosos: se logra una piel compacta, elástica, luminosa y firme. Incluso, es útil en el tratamiento del acné, y aumenta su efectividad en ese aspecto si es repetido periódicamente.

Dra. Andrea Mamani
Médica especialista en medicina estética y dermatología.

Dr. Jorge Daniel Moreno
Bioquímico.

Si desea contactar al profesional, para realizar consultas y profundizar sobre lo expuesto en la nota, envíenos su correo a: info@conceptoestetico.com.ar

Medios de pago
Buscanos en: